Relatos, narraciones, cuentos, historias. Nunca supe la diferencia.

miércoles, 17 de octubre de 2012

No hablemos

Hoy no hablemos. No, hoy no. Sentir tu lengua arrastrándose sobre tus dientes largamente, detenerse sobre las pausas y continuar su recelo. Hoy no hablemos. Caer en cada una de tus palabras, sumergida, y retornar al principio de nuevo. Vaciarme en las sílabas, encontrarme en la voz tibia que acaricia mi cuerpo. Fundirme en tus silencios. No, hoy no es la noche, no es el momento. Sentirme en el suspenso de tus palabras, volver al comienzo y saborear las letras de tus cuerdas. Morder los significados de tu boca. Saberme en el hermetismo de tus labios, vagabunda de tus ecos, y volver al círculo de tu voz. No, mejor hoy no hablemos. 

Hoy no hablemos, la noche es larga. Verme en el paseo de tu lengua arrastrándose sobre tus dientes largamente, pausada, detenida, y continúa mi recelo. Extrañarme en tus palabras, empapada, acabando suavemente en tus sufijos. Llenarme en las letras, perderme en la voz tibia que araña mi piel, mi piel que en tu lenguaje se extiende como una tela infinita. Escindirme de tu voz. No, no hablemos, hoy no es la noche. Entumecerme en la continuidad de tus ecos, ir hasta el fin mismo de tu boca y acariciar las palabras de tu garganta tibia. Besar el silencio fatuo de tu lengua, de tus dientes que se clavan en mi piel infinita hasta pausarme. Desconocerme en tu amplia voz, moradora del significado perdido. Que tu boca muerda mi piel, nuevamente, que tus palabras dejen sus huellas, me recorran y me limiten.

No. Hoy mejor no hablemos.

4 ideas compartidas:

Plastique dijo...

No hablemos. Porque a mas palabras, mas conceptos, menos libertad, mas limites. No hablemos, Lisérgica, y que los cielos tachen un par de nombres mas de la lista.
Si acaso por un segundo, Lisérgica, pudiera esta lengua lectora desarmar tus verbos y pieles, ¿Qué encontraría? Si se acariciaran estos dedos con las letras de tu expresión, ¿Qué resultaría?
Desarmarse en la pulsión. Los momentos se renuevan junto a las nuevas pieles. Los libros tenian razon y somos crisalidas renaciendo una y otra vez.
El cambio nos deshace y nos vuelve a formar. Arde lisérgica y refulgente mas allá del mar. Arde y que la candidez de tus palabras calienten la barca que echo a navegar.
Y aunque no lo merezca, aunque no sean mias esas líneas, Lisérgica, me atrevo, una vez mas a fantasear con la idea.
Desarmarte entre los dedos, una imaginaria vez mas. Perder tu respiración en mi voz, morder tu cuello, otra nueva oportunidad. Escribirte las clavículas a besos, comerme tus ojos a sonrisas.
Hoy no hablemos, Lisérgica.

Escribes muy lindo. Y te queda bien.

Es un placer leerte, como siempre, Lisérgica.

Tu lector,
Plastique.

Matías Fornés dijo...

No hablemos, escribamos.

Lisérgica dijo...

Simplemente no hablemos...

Adriel Peña dijo...

Sin matices -las palabras vienen en blanco y negro- me atrevo a decirte, a veces gozo de la soledad pero ella se cansa de Mí, el espacio de mi cuerpo no es suficiente para ella, y al no existir ese conformismo -que tienes razón en no creer- la lucha se basa en preguntarme y contestarme a mi mismo. Mí “locura” consiste en disimular mi absoluta cordura (sin buscar razones que justifiquen este hecho), escondiéndome bajo una demencia resultante de una “Mente Perfecta”, que trae a cuestas infinitos defectos e imperfecciones. Y por ello no existe tal misterio que me bañe, o que merezca descifrar… El problema radica simplemente en que “no se hablar” –y por eso es tanto silencio-. Hay un vacío en mi lengua y que tal vez soy yo mismo que me he negado a cultivar el ejercicio del habla por miedo a ser tan instruido en él, que prefiera más el silencio.
Entonces, déjame sentarme, y en compañía permíteme hacer lo que mejor aprendí –cosa que jamás nadie me enseño- Mirar y Escuchar… y que de tanto escuchar al mundo, entendí que de eso se trata la vida, de traspasar hacia otros lados y poder Ser sin estar presente –es solo Existir- ser parte de algo-
¿Que si me importa?... claro que sí.
¿De que magnitud?... de la que es suficiente como para abrirme espacio entre mi egoísmo y permitirte que te interpongas en mi silencio y atreverme a balbucear estas palabras…
Creo que tengo un problema: lamentablemente no estoy tan loco…
“Pero la vida se hace de decisiones con las que se negocia el presente y con las que elegimos compartir la cama y el espejo.”

-Silencio, no hablemos. :)

Publicar un comentario

 
Copyright ©  .
Blogger Theme by BloggerThemes | Theme designed by Jakothan Sponsored by Internet Entrepreneur